Campaign Area

GOBIERNOS Y SANCIONES

Visión general

Una de las principales razones por las que Israel puede violar el Derecho Internacional y cometer crímenes contra el pueblo palestino es porque los gobiernos no cumplen con sus obligaciones legales de sancionar a Israel, y en cambio le proporcionan apoyo político y material.

Las sanciones fueron el golpe final al régimen de apartheid en Sudáfrica; el movimiento BDS pide sanciones contra Israel.

El movimiento BDS también pide a los gobiernos que cumplan con sus obligaciones legales de no ser cómplices de los crímenes israelíes, y de no proporcionar ayuda o asistencia que permita a Israel mantener su régimen de colonialismo de asentamiento y apartheid.

Algunos gobiernos han respondido a la presión pública adoptando alguna forma limitada de sanción contra Israel, o han tomado medidas para no colaborar con sus crímenes.
BDS

Antecedentes

Los gobiernos de todo el mundo siguen tratando a Israel como si fuera un Estado como cualquier otro, en lugar de un Estado colonial que viola persistentemente el Derecho Internacional y oprime al pueblo palestino por medio de un régimen de colonialismo y apartheid. El movimiento BDS pide sanciones contra Israel, similares a las que se impusieron contra el apartheid sudafricano. Estas sanciones podrían llegar a incluir un embargo militar, el fin de los vínculos económicos y el recorte de las relaciones diplomáticas. Mientras tanto, el movimiento BDS está pidiendo a los Estados que tomen medidas para cumplir con sus obligaciones legales de no ser cómplices de los crímenes israelíes, y de no proporcionar reconocimiento o asistencia que ayuden a Israel a mantener su régimen de colonialismo de asentamiento y apartheid. Esto incluye, por ejemplo, la obligación de los Estados de poner fin inmediatamente a todo intercambio comercial que ayude a sostener las colonias israelíes ilegales en el territorio palestino ocupado, así como la suspensión de acuerdos bilaterales o de libre comercio con Israel.


Descubre más

Las sanciones se definen en el Derecho Internacional como medidas que los Estados toman contra otro Estado, y que contradicen el principio de cooperación pacífica; suelen estar prohibidas, a menos que sirvan para garantizar el respeto de las ‘normas imperativas’ del Derecho Internacional. Las normas imperativas son los principios más básicos, consuetudinarios y universalmente vinculantes en los que se basa el orden jurídico internacional moderno. Todos los Estados tienen el deber legal (“responsabilidad del tercer Estado”) de respetar y proteger las normas imperativas, y con este fin pueden aplicar sanciones contra un Estado infractor. Israel viola gravemente muchas de estas normas imperativas, incluido el derecho a la libre determinación del pueblo palestino y las prohibiciones del colonialismo y el apartheid. Como parte de su responsabilidad como terceros Estados, todos los países están obligados a cooperar y adoptar medidas para poner fin a estas violaciones israelíes. Los Estados pueden tomar medidas individualmente, en grupo y en el marco de las Naciones Unidas, y tienen derecho a adoptar sanciones con este fin. Existen al menos cuatro ámbitos a los que pueden aplicarse sanciones, en la forma de ruptura de relaciones: los vínculos militares, incluidas las asociaciones, los acuerdos y las operaciones conjuntas; los vínculos económicos, incluidos el comercio, los acuerdos y foros de cooperación, y las iniciativas conjuntas de investigación; los vínculos culturales, incluida la cooperación académica y el deporte; y los vínculos diplomáticos, incluidas las relaciones a nivel oficial, la participación en instituciones, redes y foros internacionales. Las sanciones fueron el golpe final al régimen de apartheid en Sudáfrica. Dada la dependencia de Israel de los mercados mundiales, las sanciones a nivel estatal, regional o internacional serán una medida muy eficaz para ejercer una presión real sobre el régimen de apartheid israelí.

Los Estados también están obligados legalmente a adoptar otras medidas distintas de las sanciones para evitar la complicidad con las violaciones israelíes y para ponerles fin. Debido a las graves violaciones de las normas imperativas por parte de Israel, los Estados están obligados a adoptar medidas adicionales como parte de su responsabilidad como terceros Estados:
- Todos los Estados deben evitar/terminar todo reconocimiento, ayuda o asistencia que contribuya a mantener la situación ilegal de apartheid y colonialismo creada por las violaciones israelíes. Esto incluye, por ejemplo, el no reconocimiento de la soberanía israelí en cualquier lugar del territorio palestino ocupado, y el deber de prohibir el comercio con las colonias israelíes ilegales.
- Como parte de su obligación de no proporcionar reconocimiento, ayuda o asistencia a las violaciones israelíes, los Estados también deben poner fin a la cooperación militar, económica, financiera, académica y cultural con todas las instituciones oficiales israelíes, ya que dicha cooperación otorga reconocimiento y apoyo material al apartheid y el colonialismo israelíes para mantener la opresión sobre el pueblo palestino.
Lear más en la sección de recursos sobre apartheid y colonialismo.

Israel depende especialmente del comercio internacional, y tiene acuerdos de libre comercio y otros acuerdos bilaterales con países y bloques regionales de todo el mundo.
El movimiento BDS está pidiendo el fin de todos los vínculos económicos con el régimen israelí de apartheid y colonialismo. Esto incluye ciertamente acuerdos que le dan a Israel un acceso preferencial a mercados y a cooperación económica, y con ello apoyan directamente las violaciones israelíes del Derecho Internacional.
Más de 300 partidos políticos, sindicatos y grupos de campaña han pedido la suspensión del Acuerdo de Asociación Israel-Unión Europea, que concede a Israel un acceso preferencial al mercado y a los programas de la UE. También hay una creciente oposición al tratado de libre comercio entre Israel y el Mercosur, el bloque de países de América del Sur.
Como parte de su deber de no reconocer ni ayudar a mantener el régimen ilegal y criminal israelí, los gobiernos están legalmente obligados a prohibir toda actividad comercial que ayude a Israel a mantener sus actividades de asentamiento colonial ilegal en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Este. La UE, y varios países del bloque, han respondido a la creciente oposición a este tipo de relaciones comerciales introduciendo directrices para que los comerciantes etiqueten los productos provenientes de las colonias ilegales, de forma que quede claro su origen.
Sin embargo, el etiquetado no garantiza que los gobiernos cumplan con sus obligaciones legales, en la medida que no prohíben el comercio que sustenta las colonias israelíes ilegales. Además, no se puede confiar en los sistemas de etiquetado porque los exportadores israelíes habitualmente mienten sobre el origen de sus productos.

Israel sólo puede llevar a cabo masacres brutales gracias a la voluntad de los gobiernos y las empresas de todo el mundo de cooperar con el Ejército israelí y sus compañías armamentísticas.
Durante el período 2009-2018, Estados Unidos brindó ayuda militar a Israel por valor de 30.000 millones de dólares. Gobiernos y empresas de todo el mundo exportan armas y servicios de seguridad a Israel. La industria militar israelí depende de las exportaciones a mercados extranjeros, pues exporta hasta el 70% de su producción militar.
Las empresas militares israelíes utilizan los ataques militares contra la población palestina para probar y comercializar nuevas armas. Las empresas armamentísticas israelíes comercializan sus productos como “probados en el terreno”. Por eso hay una creciente campaña internacional para conseguir que más gobiernos impongan un embargo militar a Israel. Echa un vistazo a la página de la campaña por el embargo militar.

 

La participación de Israel en diversos foros diplomáticos y económicos, como las Naciones Unidas, la Unión Europea y la OCDE, o su asociación con ellos, constituye un barniz injustificado de respetabilidad y apoyo material a su régimen colonial y a los crímenes que comete contra el pueblo palestino. En los últimos años hay una creciente oposición a la participación de Israel en organismos deportivos y culturales, como el concurso musical Eurovisión, la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) y los Juegos Olímpicos.

Impacto

Algunos gobiernos han respondido a la presión pública adoptando alguna forma limitada de sanción contra Israel, o han tomado medidas para no colaborar con sus crímenes.


Hitos

Los gobiernos toman medidas en respuesta a los crímenes de guerra israelíes

En 2014, durante el ataque a Gaza, el gobierno chileno suspendió las conversaciones sobre un tratado de libre comercio con Israel, tras una campaña de integrantes del Parlamento y de la comunidad palestina de Chile. Durante la masacre de 2008-2009 en Gaza, Bolivia y Venezuela retiraron a sus embajadores de Israel. En Sudáfrica, el partido gobernante ANC ha anunciado la prohibición a funcionarios/as gubernamentales de viajar a Israel-Palestina.


Medidas limitadas contra las colonias israelíes y la anexión

En 2013, la UE respondió a la presión de la opinión pública y las campañas populares y admitió su obligación de no reconocer la anexión israelí del territorio palestino ocupado y de garantizar el cumplimiento de esa obligación. Definió directrices que excluyen a las instituciones y actividades israelíes ubicadas en colonias ilegales de participar en programas de la UE o de recibir financiación del bloque. También ha prohibido la entrada al mercado europeo de ciertos tipos de productos −incluidas las aves de corral− procedentes de las colonias israelíes ilegales. Más de 17 países de la UE también publicaron directrices para disuadir a sus empresas de mantener vínculos económicos con las colonias israelíes. Los gobiernos de Alemania, Holanda y Francia han intervenido para impedir que empresas bajo su jurisdicción participen en proyectos israelíes en el territorio palestino ocupado. El gobierno de Kuwait anunció que puso en una lista negra a 50 empresas que no recibirán contratos públicos debido a sus vinculaciones con la actividad ilegal de las colonias israelíes.


¡Actúa!

Tenemos que actuar juntos para presionar a los gobiernos a que suspendan su apoyo al colonialismo de asentamiento y al apartheid israelíes, y para que obliguen a Israel a rendir cuentas por sus violaciones del Derecho Internacional.